ABDUCCIONES


El trabajo del Dr Corrado Malanga de Italia sobre el fenomeno abducciòn, rebautizado por èl como Interferencias Alienìgenas.

El Dr Malanga lleva ya 20 años estudiando este tema utilizando modernas tècnicas de hipnosis y Programaciòn Neurolinguistica (PNL). En la actualidad ya ha estudiado a màs de 1000 abducidos. Todos los abducidos bajo hipnosis dicen las mismas cosas, aun en los màs minimos detalles. El Dr Malanga creò otros grupos de hipnotizadores para contrastar los resultados obtenidos por èl. Los resultados que obtuvieron estos grupos han sido identicos a los suyos.

La informaciòn que encontrarà en esta pàgina es integramente extraìda de los escritos del Dr Malanga. Es el fruto de muchos años de trabajo, de indagar sobre los testimonios del fenómeno secuestro alienígena (abducciòn), de buscar las mejores técnicas para estudiar esta extraña casuística, de investigar la realidad que se esconde detrás de las mentiras de los medios masivos de comunicaciòn, de buscar la verdad detrás de las ridiculeces de los grupos religiosos new-age.

"Esta informaciòn no es sobre abducciòn en sì, ya que de este tipo hay por docenas: describen la historia del fenómeno, hacen un elenco pedestre de avistamientos, hablan de los ocultamientos de los gobiernos y los más valientes introducen algunos relatos testimoniales de presuntos abducidos por alienígenas.

En esta pagina no hay nada de todo ésto, de hecho no está dirigido a lectores comunes, a esos que, no sabiendo cómo quedarse dormidos, leen tres páginas de cualquier cosa. Por caridad, si ustedes son de esos, no lean estas páginas, porque no podrán dormir más durante meses.

Esta pagina no está dirigida siquiera a los lectores de libros sobre UFO, los llamados ufófilos. Ellos no entenderían una palabra de lo que está escrito porque no poseen los prerrequisitos para entender un gran qué.

Tampoco está dirigida a los ufólogos, cuya principal aspiración consiste en coleccionar muchos libros sobre el tema, para mostrar con orgullo a sus amigos cuando vienen de visita.

Seguramente tampoco es para los religiosos, quienes veran, en esta pàgina, demolidas todas sus aspiraciones de poder, como mediadores entre Dios y el hombre.

Esto se dirige sólo y exclusivamente a los abducidos, y en segundo lugar, a todos aquellos que armados de buena voluntad y con alguna neurona funcionante, piensen que hay en el aire algo que no va.
Sí, hay algo en el aire que no va!

¿HAY PRUEBAS?

¿Existen realmente pruebas de la realidad del fenomeno abducciòn?

Las pruebas objetivas de una concreta abducciòn, y no aquellas subjetivas (que están caracterizadas por diferentes indicios de validez), son hoy más difícilmente refutables.

Por ejemplo, los abducidos, bajo hipnosis, cuentan de haber sufrido una extraña intervención quirúrgica a través de la nariz, y en efecto fué Bud Hopkins de EEUU el que descubrió por primera vez un microimplante en el interior del cerebro de un abducido que había descripto esta intervención.

Este tipo de implante, introducido a través de una de las fosas nasales (generalmente la derecha) hasta llegar al hueso esfenoides, perforándolo, que viene colocado en la posición final en el interior de la hipófisis, ha sido después encontrado fácilmente en muchos otros abducidos mediante RMN (Resonancia Magnética Nuclear), TAC (Tomografía Axial Computada) y a veces también, por medio de simples radiografías frontales y parietales.

Otros tipos de implantes han sido encontrados bajo microcicatrices que los abducidos tienen en el cuerpo, sin saberlo a nivel consciente; pero que, bajo hipnosis, ellos recuerdan siempre la operación, aunque no siempre saben decir con certeza si algo le ha sido introducido o extraído.

En los Estados Unidos Derrel Sims ha profundizado la investigación y, con la ayuda del doctor Leir y de otros cirujanos, ha extraído del cuerpo de muchos abducidos, cuando fue posible, extraños objetos microscópicos, algunos de los cuales, analizados en por lo menos cinco universidades americanas, han revelado la presencia de un porcentaje isotópico (en los componentes del implante) diferente del terrestre, confirmando, sin sombras de "duda lógica", la procedencia alienígena.

Otra prueba fundamental de las abducciones es la presencia de testigos oculares: sea personas abducidas examinadas durante hipnosis, sea observadores casuales que están en condiciones de referir fielmente, permaneciendo fuera de la experiencia, aquello que el abducido cuenta durante la hipnosis.

Se descubre así, para dar un ejemplo, que nada menos que Perez de Cuéllar, entonces secretario de las Naciones Unidas, y su escolta, en compañía de una docena de personas, fueron testigos oculares del famoso caso de abducciòn sucedido a la ítalo-americana Linda Cortile, estudiado por Hopkins, y sucedido muy temprano una mañana, en un edificio con vista al puente de Brooklyn, en New York.

Aqui no serán descriptos los contextos y ambientes hipnóticos que han permitido alcanzar las conclusiones expuestas, ni serán dadas explicaciones técnicas, porque serían necesarios varios libros. Nos limitaremos a exponer simplemente las conclusiones extraídas de las investigaciones.

En los abducidos existían una fuerte dicotomía cerebral, que cualquier psiquiatra habría fácilmente interpretado como esquizofrenia aguda; sin embargo analizando más profundamente la personalidad de estos sujetos no quedaban dudas sobre su total salud mental. Ellos se sentían a menudo diferentes, como si no fueran de este mundo, y tenían flash-back donde recordaban escenas de vidas pasadas e imágenes en donde obraban en un contexto alienígena, como si fueran ellos mismos alienígenas.

Se hizo rápidamente claro que en sus mentes existía una zona de memoria con acceso denegado, en donde estaban escondidos algunos recuerdos que contenían escenas de vida de un alienígena: nació la hipótesis de que fuera real aquello que resultaba de varias otras hipnosis, es decir que los alienígenas usaban el cerebro de los abducidos como depósito para sus recuerdos (en términos informáticos, una especie de sistema de back-up).(mas)

No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.